top of page
  • Foto del escritorGabriel Zaldívar

Wendy: ganadores y perdedores

La Wendy más famosa de los próximos 5 minutos es la ganadora de La Casa de los Famosos. Efímero, como todo es para la sociedad actual, fue el triunfo de la empresa productora y exhibidora y de la visibilidad trans. Al mismo tiempo todos confirmaron su derrota.


Los seguidores de esta modalidad de reality en su versión mexicana se reencontraron con algo que hace dos décadas no se veía. La fuerza original de este formato fue de 2002 a 2005. Vender como nuevo lo viejo.


En aquellos tiempos la cantidad de artículos académicos y hasta libros, así como textos periodísticos producidos fue tan numeroso como irrelevante. Aunque hubo en el 2015 una versión inadvertida, el éxito de La Casa de los Famosos 18 años después nos muestra que la masa había olvidado la fórmula, o no la conocía, y fue de nuevo atrapada.


Periodismo de opinión, Artículos, Profesor, Investigador, Consultor, Empresario, GZSoyLoQueHago, GZSLQH, Gabriel Zaldívar, Agencia Comunicación Estratégica, GZComunicación, Comunicación de Vanguardia, Comunicación, Estrategia, Vanguardia, Escala Humana

Para esta nueva edición las redes sociales fueron apoyo fundamental, destacadamente Tik Tok pero también la cobertura ¿pagada? de otras televisoras, competencia indirecta de la emisora original. Los programas y canales de televisión “comparsa” y Televisa repitieron incansablemente que la televisión abierta no estaba muerta sino más viva que nunca.


Dicha aseveración se fundamentó en los 5 a 7 millones de televidentes logrados, 18 puntos de rating. Hace 18 años consiguieron de 28 a 35 puntos de rating. Finalizada La Casa de los Famosos el rating de la televisión abierta más viva que nunca se desvaneció.


El éxito de audiencias de La Casa de los Famosos fue vociferado dadas las tristes condiciones actuales de público en la televisión tradicional, incapaz de construir una oferta programática recurrente. Revivió unas semanas y regresó a su ataúd terminado el fenómeno, elevando las dudas sobre un medio sin rating sostenido. La Casa de los Famosos confirma la derrota de la televisión abierta para hacer efectivas campañas publicitarias de largo impacto.


Otra perdedora es el personaje de Wendy Guevara, una chica trans que obtuvo 5 minutos de fama y que como todo producto de las masas será en breve condenada al olvido o a la destrucción masiva.


Ganó visibilidad de corto plazo la comunidad transgénero y transexual, acto fundamental en un país en el que ser transexual o transgénero implica discriminación, rechazo social en el trabajo y familiar, así como violencia social, según los estudios Conociendo a la población LGBTTIQ+ en México (INEGI, 2022), y la Encuesta Nacional sobre Discriminación (ENADIS 2022).


El drama trans, según el Observatorio de Personas Trans Asesinadas, de la organización no gubernamental Transgender Europe, entre el 2008 y septiembre de 2022 se registraron a nivel internacional 4369 asesinatos de los cuales 649 ocurrieron en México.


Workshop, Taller, Comunicación Estratégica, Capacitación, Comunicación de Vanguardia, GZ Educación, Agencia de Comunicación Estratégica, Comunicación, Capacitación, Estrategia, Vanguardia, GZ Comunicación, Gabriel Zaldívar, Escala Humana

Desde Wendy, la edición y cortes de La Casa de los Famosos optó por mostrar una chica transgénero fiel a los estereotipos de esta comunidad pero nunca –en la edición, vale subrayarlo- en su problemática.


Ganaron dinero los productores y exhibidores, fama temporal los participantes y entretenimiento los espectadores. Perdió la televisora al desperdiciar, a partir de los datos producidos por Nielsen-Ibope la semana siguiente al reality, la oportunidad de sostener a las audiencias.


Se escapó a los participantes la tribuna para profundizar su causa, si es que creen en alguna. Se dio la oportunidad a los espectadores de volver a su tradicional consumo de medios, que no pasa ya por la televisión abierta ni por los productos que estas emiten.

37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page