• Gabriel Zaldívar

Deja propina, normaliza lo injusto

Cuando vas al supermercado pagas el total de tu compra, la propina del adulto mayor que empaca tus cosas, la propina del “poli” que te dirige en tu estacionar y al salir pagas el estacionamiento.


El adulto mayor no significa ninguna responsabilidad contractual con el supermercado, lo que significa cero costos al establecimiento y protección social al anciano.


El “poli” no es “poli”. No posee formación como tal, ni permiso de portación de arma con sustento en tu seguridad y la suya. El “poli” no es un empleado del supermercado, con los ahorros que para el súper eso significa.


Adicionalmente, si quieres una bolsa para empacar tu súper -producto de la ley implementada respecto a las bolsas de plástico de un solo uso- tendrás que pagarla en caso de que no traigas una.

Al salir pagarás el estacionamiento, un negocio de “moneditas” con nulo control fiscal, que no pertenece al supermercado.


Te pasaron a ti los costos de lo que no quieren responsabilizarse.


Cuando vas a algún restaurante pagas el total de tu consumo, la propina al mesero, el valet parking y la propina del sujeto que estacionó tu auto.


Al mesero lo contrataron con un bajo salario y, al ser contratado, el dueño del lugar le dijo que el sueldo era bajo porque se “acompletaba” con las propinas.


El empresario evadió su responsabilidad al no contar con un espacio para estacionar autos y trasladó dicha responsabilidad a la empresa de valet parking que tú pagas. La empresa de valet parking contrató personas que estacionan autos con un bajo salario porque se “acompletaban” con las propinas.


Te pasaron a ti los costos de lo que no quieren responsabilizarse.


En antros y/o bares y restaurantes que cuentan con música que se ejecuta en vivo, el conjunto vocal o cantante o músico pasará “charola” para que la gente le dé dinero y ese será su pago. El restaurantero tendrá música “gratis”. El despachador de gasolina no es un empleado, es alguien que también trabaja por propina.


Te pasaron a ti los costos de lo que no quieren responsabilizarse.


De casi un millón 300 mil trabajadores directos del sector restaurantero, 611 mil perciben un salario tan bajo que recurren a la propina, según el estudio Precariedad laboral y derechos negados en un sector de la economía informal: meseros en los restaurantes de la Ciudad de México, de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

El carácter de informal y de subempleo, la hipocresía social para no ver el tema y los intereses de muchas empresas para esconder las condiciones laborales hace que no dispongamos de datos certeros y actualizados.


Pero esto no es novedoso. Aunque hoy existe una política social sin precedentes y cuyos resultados aún es pronto para medir, cambiemos la mentalidad de “pobrecitos dales propina” por una que los empodere para exigir condiciones de trabajo dignas.



162 vistas

EDU

CA

CIÓN

GZ-Logo_Protección_fondo_blanco.png

FORMACIÓN DE ALTA ESPECIALIDAD

CON

TE

NIDO

GZ-Logo_Protección_fondo_blanco.png

INFORMACIÓN Y PERSUASIÓN

INVES

TIGA

CIÓN

GZ-Logo_Protección_fondo_blanco.png

CONOCIMIENTO Y

DESARROLLO

PEN

SAR

ES...

COMUNICACIÓN DE LA CIENCIA

GZ-Logo_Protección_fondo_blanco.png

COMU

NICA

CIÓN

EL PRINCIPIO

DE TODO

2020. Derechos Reservados. Los servicios, metodologías y textos son propiedad exclusiva de GZ Comunicación S.C.