top of page
  • Foto del escritorGabriel Zaldívar

Ale del Moral: el fin de los principios.

La candidata a la gubernatura del Estado de México por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Alejandra del Moral, es la evidencia de lo irrelevante que resultan los principios políticos y los intereses del electorado.


La existencia de un partido político, institución en extinción y pronto en desuso, ocurre luego de su registro ante la autoridad electoral. Para lograrlo, es necesaria la presentación -entre otros- de sus principios, ideales, metas, proyectos, ideología, valores, entre más.

Periodismo de opinión, Artículos, Profesor, GZ Soy lo que Hago, Gabriel Zaldívar,

Así PAN, PRI y PRD declararon en su tiempo de registro esa visión de país gracias a la cual muchas personas se agremiaron o solo simpatizaron al verse identificados con el todo o las partes. Dicha conexión ideológica y programática les atrajo votos de quienes deseaban convertir en realidad los preceptos declarados. También se acercaron grupos organizados afines a los postulados del partido en cuestión pues suponían favorecer sus demandas al formar parte de tal o cual plataforma política.


Desde 2018 las cúpulas de los partidos políticos, PRIANRD, con la intervención de otros actores y apoyados por estrategas cuyos resultados los tienen en donde están, olvidaron dichos principios para articular un monstruo de mil cabezas bautizado como Va por México. Las aportaciones de Va por México se resumen en presentaciones, espectáculos, declaraciones, pleitos, reconciliaciones, pero nada de proyecto político alternativo al del grupo en el poder.


La revisión a los principios de los tres agrupados, disponibles en decenas de documentos online así como en centenares de libros de historia reciente, no nos facilita encontrar puntos de convergencia -particularmente- del PAN con los otros dos partidos. En su origen, filosofía, valores, premisas y proyectos, no existe punto de encuentro.


¿Cuál será y dónde estará el fin trascendente, visionario y alternativo que los une? No lo hay.


Es momento de, nos dicen tácitamente los tres partidos, tirar a la basura a esos militantes que se identifican-pertenecen-creen-apoyan al PRI, PAN o PRD. Parece que nos informan que por ahora es más relevante conservar el registro, el dinero público que reciben y las cuotas de poder que aún les quedan.


A las y los militantes del PAN, a quienes históricamente debemos avances democráticos en su batalla contra el PRI, es tiempo de decirles que en el Estado de México van a tener que votar por eso que tanto atacaron. A las y los militantes del PRD habrá que comunicarles que deberán votar por Ale del Moral, la candidata del partido del que alguna vez se escindieron.


Workshop, taller, Comunicación Estratégica, GZ Educación, Agencia de Comunicación Estratégica, GZ Comunicación, Gabriel Zaldívar

La cercanía que fue clave entre simpatizantes, militantes y candidatos hoy no sirve. Para los panistas y perredistas Ale del Moral es su obligación. La militancia de PAN y PRD tiene una consigna: votar por Ale del Moral para conservar el empleo de los políticos del Estado de México, salvaguardar el empleo de los funcionarios del PRI y de sus partidos aliados, cuidar la red de intereses públicos y privados del gobierno del Estado de México, asegurar los ingresos de los medios de comunicación y periodistas afines a ese grupo cupular que decidió por quién debe votar su militancia.


Ale del Moral tejió una red clientelar de tarjetas y dinero, compra de espacios informativos para vociferar su entramado de salarios rosas y otros programas sociales que le dan el poder de ser ella por quien deban votar.


El consuelo para la militancia del PAN es que los priístas deberán hacer lo mismo en las elecciones del 2024. El alivio para la militancia del PRD es que quizá salven su partido. La garantía para el gobernador saliente será un placentero retiro en Andorra.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page