• Gabriel Zaldívar

Colosio´s

Colosio, el padre, es un imaginario construido por la estructura de medios corporativos y otros interesados bajo la premisa de lo que pudo ser y no fue. Libros, series, películas, documentales, ensayos, tesis y más productos para el consumo popular, sin faltar la tradicional estatua y el parque conmemorativo.


Colosio, Luis Donaldo, el asesinado un 23 de marzo y a quien se recuerda cada año en homenajes cada vez más deslavados fue un producto del sistema, una producción del Partido Revolucionario Institucional (PRI) funcional en un momento político y disfuncional y estorboso tiempo después.

Periodismo de opinión, Artículos, Profesor, GZ SLQH, Gabriel Zaldívar,
Colosio´s

Colosio, el de Lomas Taurinas, fue un político sin historia, sin huella, sin atribución o innovación alguna. Colosio Murrieta fue de aportes partidistas limitados y figura arropada por el grupo de poder de Carlos Salinas de Gortari. Medianamente visible y sin aportaciones histórico-políticas de trascendencia alcanzó la inmortalidad por la forma en que fue ejecutado por nunca sabremos exactamente quién.


Colosio, el hijo, es el depositario de esa historia construida en 1994 con la sangre de su padre, un abogado egresado del Tec de Monterrey –con todo lo que eso implica- en cuya biografía reciente destaca el mito o realidad de participar en un reality musical y sus declaraciones contra los políticos mexicanos –de los que ahora forma parte- recogidas en todos los medios de información durante 2017.


Colosio, Luis Donaldo también pero Riojas por segundo apellido, decidió arroparse en el partido político Movimiento Ciudadano (MC), negocio de Dante Delgado y agrupación política solo comparable con el Partido Verde Ecologista de México (PVEM).


Colosio, versión 2022, es un cercano del Fosfornador de Nuevo León, Samuel García. El mirreynato en su máxima expresión y al que debemos añadir a Roberto Palazuelos, cercano a Dante y al negocio Movimiento Ciudadano. Colosio siglo XXI debe aplaudirse como uno más de la estirpe de los mirreyes en la política, tradición que iniciara Jorge Emilio González Martínez, el niño verde.


Colosio, el presidente municipal de Monterrey, al igual que el Fosfornador de su estado, son el reflejo de la sociedad que los eligió: frívolos, huecos, ignorantes de la realidad de las mayorías, insensibles al otro, aspiracionistas, clasemedieros, pretenciosos, amantes del reflector, adictos a las redes sociales.

Colosio, el patiño de Samuel y ficha de Dante Delgado, fue nota por presidir una sesión oficial de su gobierno desde Nueva York y en estado de ebriedad. La acción ocasionó la reprobación y el ridículo. Cumplió con el comportamiento esperado de un mirrey en la política.


A los Colosio´s no les sobran méritos pero las circunstancias insisten en ponerlos en algún lugar del escenario político, al padre como el cadáver reciente más visible de un sistema político creado por el PRI y secundado por el PAN, al hijo como representante de una generación de políticos que no son políticos y caben en Movimiento Ciudadano.

32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo